Procalcitonina: marcador precoz de infección bacteriana

El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) es una situación clínica de respuesta inflamatoria general ante una agresión, ya sea por una infección, cirugía, traumatismo, quemaduras u otras situaciones médicas. Su detección precoz y el inicio de medidas de soporte permiten reducir la morbi-mortalidad de estos pacientes. Cuando la causa del SIRS es una infección se denomina sepsis (S), y entendemos por shock séptico (SS) la hipotensión (presión arterial baja) inducida por S que persiste tras la reposición de líquidos y causa hipoperfusión (poco flujo sanguíneo que llega a los tejdos) y disfunción de órganos.

procalcitonina

El 10,4% de los pacientes atendidos en los servicios de urgencias hospitalarios  son diagnosticados de una infección, de ellos el 5-10% cumplen criterios de S y de éstos el 5-15% evolucionarán a SS . La mortalidad del SS llega al 55-70%, y los factores más determinantes son el retraso en la administración del antimicrobiano y de la fluidoterapia (administración de líquidos). En el SS, el retraso del antibiótico desde el inicio de la hipotensión incrementará la mortalidad.

La procalcitonina es una proteína que tiene 116 aminoácidos, es el precursor de la calcitonina, una hormona que es sintetizada por las células parafoliculares C de la tiroides y que participa en la homeostasis del calcio (regulación de las concentraciones de calcio). Es también producida por células del pulmón y  el intestino es considerado un reactante de fase aguda en la respuesta inflamatoria, especialmente aquellas producidas por bacterias, por lo que se encuentra también elevada en cáncer medular de tiroides y en el cáncer de pulmón de células pequeñas, ilio paralítico o vascular, y falla renal.

Estudios han mostrado que en los pacientes con sepsis (infección generalizada) los niveles altos de procalcitonina están relacionados con un riesgo elevado de tener una sepsis severa y shock séptico, disminuyendo el tiempo de sobrevida. Se ha demostrado que su elevación se da principalmente en las primeras 48 horas de iniciado el proceso infeccioso. Las infecciones bacterianas localizadas y los abscesos no elevan los niveles de procalcitonina. Los niveles de procalcitonina caen cuando la sepsis es tratada; los niveles de procalcitonina persistentes o la elevación recurrente deben hacer sospechar de una infección secundaria.

 

Aplicaciones de la procalcitonina

Las indicaciones para el dosaje de procalcitonina en suero son las siguientes:

  • Ayudar en el diagnóstico de sepsis bacteriana.
  • Ayuda en el diagnóstico del compromiso renal en niños con infección urinaria.
  • Ayudar en diferenciar infección viral vs bacteriana, incluyendo meningitis .
  • Monitorear la respuesta al tratamiento con terapia antibacteriana.
  • Ayudar en el diagnóstico de una infección sistémica secundaria después de una cirugía, un trauma severo, quemaduras o falla multiorgánica (varios órganos ven alterada su función en el transcurso de una sepsis).
  • La neumonía es una causa común de hospitalización y de inicio temprano de terapia antibiótica, las guías de manejo recomiendan el uso temprano (dentro de las 6 primeras horas) de antibióticos en neumonía adquirida en la comunidad por su relación con el tiempo de sobrevida; la radiografía de tórax es uno de los métodos diagnósticos más utilizados para el diagnóstico, pero existen ocasiones en las que los hallazgos no son concluyentes y en estos casos la procalcitonina ha demostrado ser útil, ya que cuando está incrementada indica que se debe iniciar la terapia antibiótica.

 

La procalcitonina, aunque es útil en la sepsis bacteriana no tiene valor en el diagnóstico ni seguimiento de las infecciones virales o fúngicas  ni tampoco en infecciones por microorganismos intracelulares (p.e mycoplasma) o en infecciones locales sin respuesta sistémica. La inmunosupresión o neutropenia no afectan su elevación.

Es más util y confiable que otros marcadores biologicos como la proteína C reactiva (PCR) que se utiliza de rutina para el diagnóstico, como predictor y como un marcador para el monitoreo de pacientes con sepsis aguda.

 

Concluyendo podemos afirmar que:

  • La procalcitonina permite diferenciar entre SRIS y sepsis.
  • El valor cuantitativo de la procalcitonina se relaciona directamente con a severidad de la sepsis.
  • Permite diferenciar entre meningitis bacteriana o viral.
  • Permite el diagnóstico de fiebre inducida por bacterias.
  • Permite el monitoreo de pacientes inmunodeprimidos con sepsis.
  • En pacientes en UCI permite el seguimiento de la sepsis.
  • Permite usarse como predictor de uso, elección y duración del tratamiento antibiótico.
  • No es útil en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con influenza e infección bacteriana secundaria.
  • Permite iniciar el tratamiento antibiótico en pacientes con sospecha de neumonía y radiografía de tórax indeterminada.

 

Fuente

M. Cifarelli

M. Cifarelli

Es Bioquimico de la Universidad Nacional del Sur (Bahia Blanca). Matricula Nacional: 10278.
Realizo la Residencia en Bioquímica Clínica en el Hospital de Clínicas – UBA. Contacto: mdcifarelli@gmail.com

Deja un comentario